sábado, julio 17, 2004

Los alquileres de mamá Trujillo

La señora Trujillo ha decidido llevar a cabo unas medidas bastante desafortunadas. Piensa la ministra que las ayudas directas son una buena solución.

No cabe duda de que para algunos será una buena noticia.
Más de uno, por ejemplo, se decidirá de una vez a independizarse y abandonar el nido familiar. Pasando a habitar, por otra parte, el nido estatal. Y es que no hay duda de que depender de los padres siempre es más feo que depender del Estado.

El problema, como casi siempre, es lo que no se ve. Estas ayudas harán aumentar la demanda y por tanto empujarán el precio de los alquileres al alza. Además los receptores de esas ayudas, verán unos precios de mercado completamente irreales, un piso de 500 euros lo verán en 260, por tanto, el precio real tenderá aún más al alza para compensar esta "ilusión". Todos aquellos que no reciben ayudas serán los grandes perjudicados, pues tendrán que pagar más caros sus alquileres.

La ayuda a los propietarios para reformar los pisos, tampoco la veo de utilidad. Los propietarios utilizarán ese dinero (público) para mejorar los pisos, pero al mejorar la calidad de la vivienda aumentará su valor, por tanto, esas reformas también están fomentando, indirectamente, el alza de los precios de venta y alquiler. Es cierto que mejorará la calidad de los pisos, pero el único beneficiado real será el arrendatario (ese que suelen llamar especulador), y lo será, a costa del contribuyente.

Y esperemos que la normativa al respecto no deje lugar a los pícaros que pronto intentarian amañar el alquiler de pisos vacíos para, simplemente, recibir la ayuda.

Por último y para terminar, he de ser sincero: reconozco que intentaré conseguir una de esas ayudas, lo siento por el resto de los españoles.
Y es que si bien hace tiempo que no acudo a la teta familiar, creo que no agarrarme a la teta de la señora Trujillo (la estatal) sería una estupidez. A fin de cuentas, ese dinero no solo sale de mi propio bolsillo, si no que también sale del de toda mi familia.

2 Comentarios:

Blogger José María said...

Hay estudios ya muy lejanos en el tiempo que apuntan a que toda desgravaciación fiscal, subvención o ayuda a la adquisición o arrendamiento de viviendas finalmente repercute en un aumento del precio de las mismas. Y paradójicamente los mayores beneficiados de dichas ayudas fiscales no son los supuestos destinatarios sino los promotores, constructores o arrendadores, pues éstos suelen fijar el precio atendiendo a lo que ellos creen que pueden conseguir de sus clientes, así tienen en cuenta el sueldo de la pareja, los incentivos fiscales, los gastos de manutención y ocio, etc. La izquierda no aprende de los errores o prefiere no hacerlo. Les encanta manejar dinero y distribuirlo a su antojo. Bien pensado es lógico pues eso es una buena forma de dirigir el voto.

12:02 p. m.  
Blogger Daniel Rodri­guez said...

Narpo, cuando puedas enviame un mensaje a drodriguez;liberalismo.org para comentarte una cosilla.

1:16 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home