miércoles, febrero 22, 2006

Pintadas virtuales

(...)del poco dormir y del mucho leer, se le secó el celebro de manera que vino a perder el juicio. Llenósele la fantasía de todo aquello que leía en los libros, así de encantamientos como de pendencias, batallas, desafíos, heridas, requiebros, amores y disparates imposibles; y asentósele de tal modo en la imaginación que era verdad todo aquella máquina de aquellas soñadas invenciones que leía, que para él no había otra historia más cierta en el mundo.


Han pasado ya algo más de cuatro siglos desde que Cervantes escribiese este párrafo en el primer capítulo del Quijote.

Pero desgraciadamente siguen existiendo mentes ancladas en épocas pretéritas que pretenden protegernos, pobres incautos, de todos los peligros que nos acechan agazapados entre obras que a primera vista pueden parecer meros entretenimientos inocentes. Ellos velan por nuestro bienestar porque, en el fondo, no sabemos qué queremos. Pretenden decidir por nosotros qué es bueno y qué es malo, qué podemos ver sin escandalizarnos, qué podemos leer sin que afloren ideas peligrosas...

¿Último ejemplo? En Australia. Ese país ha prohibido la venta del videojuego Marc Ecko's Getting Up. ¿Por qué? Pues porque a alguna autoridad incapaz de diferenciar entre la realidad y la ficción se le ha ocurrido que ese juego promueve actitudes antisociales como la realización de graffitis, train surfing y peleas, entre otras.

Dicho videojuego había sido catalogado en un principio como para mayores de quince años. Pero la Asociación de Gobiernos Locales de Queensland decidió recurrir, por considerar el juego una irresponsabilidad que promueve el vandalismo. La legislación australiana no prevé una calificación mayor, por lo cual todos los juegos que no tienen cabida en catalogaciones para menores de quince años son censurados de facto.

Una gran victoria para quienes pretenden imponer su moral sobre la de los demás, y una derrota para quienes creemos que cada uno tiene derecho a tener la suya propia.

Aún así, la prohibición no parece que pueda ser demasiado efectiva. Que alguien me explique, por ejemplo, cómo van a impedir que un australiano se baje una copia de este juego desde una red P2P. Lo único que conseguirán será perjudicar a la empresa productora del juego, que verá prohibida la distribución de su producto en un mercado de más de veinte millones de personas.

A veces nos escandalizamos (con toda razón, eso sí) ante los turbios tejemanejes de las multinaciones en dictaduras como la china, olvidándonos de que en nuestras democracias occidentales todavía siguen cociendo habas. Menos amargas que las que se tienen que tragar en países como China, pero habas al fin y al cabo.

3 Comentarios:

Blogger Zeitnot said...

Y también consiguen darle una publicidad extra al jueguecillo de marras e inyectando una dosis extra de morbo que hará más atractivo el videojuego. Es que no las piensan.

Por cierto, con este post se estrena Egrimm. El nuevo fichaje de LTL viene a reforzar el ala izquierda de RL. Izquierda crítica, independiente y libertaria, eso sí.

6:10 p. m.  
Blogger Egrimm said...

Gracias por la bienvenida ;-)

6:23 p. m.  
Blogger narpo said...

Yo todavía estoy intentando recuperarme del cierre de Razorback :_(

11:45 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home