lunes, mayo 08, 2006

Obediencia: El ministro quiere detenciones

Hoy hemos conocido la condena de tres policias por el "caso Bono".

Los experimentos de Milgram dejaron muy claro lo alienante que puede llegar a ser la autoridad. Aunque el inspector que inició el caso se negó a realizar las detenciones hubo otros policias que sí obedecieron. Nunca sabremos que empujó a estos hombres a obrar de semejante forma (ambición, miedo, estupidez...) pero lo que sí está claro es el quien.

Señor Mendez, en las películas los policias no suelen estar muy cómodos en las prisiones, ignoro si ocurre igual en la realidad pero es una pena que no les acompañe usted para comprobarlo, sin duda, se lo merece.

2 Comentarios:

Blogger Cancelado said...

Hay algo muy importante que diferencia los experimentos de Milgram de los experimentos de Constantino. Los "verdugos" de Milgram sabían que estaban llevando a cabo un experimento, aunque creían que el grupo experimental era el de las "victimas", no ellos; al fin y al cabo, podían pensar que si las "víctimas" habían firmado un contrato aceptando recibir descargas eléctricas, todo lo que les ocurriera era responsabilidad de ellas. Por el contrario, los policías de los experimentos de Constantino conocen las leyes y la aplicación que de ellas debe hacerse: no pueden adoptar la postura de Pilatos.

8:51 p. m.  
Blogger Zeitnot said...

También hay que considerar que los policías se estaban jugando su carrera, aunque eso no les exculpe.

los principios democráticos del PSOE vuelven a quedar al descubierto, para los que quieran mirar...

11:20 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home