sábado, mayo 21, 2005

El periodismo Coca-Cola y el futuro de Red Liberal

El pasado miércoles se celebró la IV jornada de periodismo digital bajo el título “Periodismo digital. ¿Qué poder?, ¿qué responsabilidad?”. Fue allí donde el ministro Montilla se despachó a gusto de la audiencia al llamar la atención respecto a “productos de dudosa utilidad y legalidad, como es el caso de algún tipo de confidencial o bitácora”.

Ya en la presentación que la de las jornadas la APE hacía un totum revolutum de periódicos digitales, confidenciales y bitácoras como si fueran cosas parecidas. Esto demuestra que los cambios que internet ha provocado en el mercado de la información y la opinión todavía tienen a algunos despistados. Pero cuando el ministro de industria mete lo de “dudosa legalidad”, seguramente pensando en sitios como Periodista Digital, demuestra un llamativo desconocimiento del tema.

Todo esto no es más que la enésima escenificación del pánico corporativo por la pérdida de un privilegio. Hasta ahora los periodistas tenían una cuota mayoritaria del mercado de la opinión. Pero uno de los efectos más llamativos de internet es que cualquiera con algo que decir y ganas de hacerlo tiene una audiencia potencial que antes estaba restringida a los medios tradicionales.

A pesar de esta liberalización del mercado de la opinión el impacto de las bitácoras en él es todavía muy discreto, sobre todo en España. Pero algún día no muy lejano conoceremos a bloggers que vivan de dar su opinión sin pisar jamás una redacción tradicional.

Entre estos “opinadores estrella” y el blog ignoto habrá un amplio abanico de escritores de diverso calado en el público. ¿Y qué diferenciará a unos de otros? Pues la calidad y la excelencia. ¿Y qué es la calidad y la excelencia en el mundo de las bitácoras? Pues eso es algo opinable sobre lo que sería bueno que compartiésemos opiniones, tanto como productores como consumidores del producto. ¿Alguna idea para competir más eficazmente en este mundillo?

2 Comentarios:

Blogger Diego González said...

Un ejemplo es Josu, de Malaprensa. Sin necesidad de grandes medios es capaz de poner de vuelta y media a la prensa tradicional. ¿Qué caracteriza su blog? El rastreo de fuentes tradicionales y el señalamiento de sus fallos. Fallos que lo son por vagancia, falta de formación o interés político o empresarial.

Pues algo así, pero en distintos campos.

2:49 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Javier Fumero, Director de "El Confidencial Digital" reflexiona sobre el rechazo que le provoca la prensa libre online al ministro Montilla.

A Montilla tampoco le gustan los confidenciales.

6:50 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home