lunes, diciembre 11, 2006

Mi panfleto político para 2007

Un amigo me envía una interesante reflexión sobre la política actual. Como me parece acertada y representativa del hartazgo de buena parte de la gente de a píe me tomo la libertad de endosarla aquí:

O estamos todos locos o somos todos imbéciles. Es la única explicación posible a que la Presidenta del Parlamento andaluz responda como así a una pregunta sobre la referencia a la "Nacionalidad Histórica", recogida en el nuevo Estatuto de Autonomía de Andalucía:

En el Estatuto lo más importante es el Artículo Primero, que ya en el Parlamento Andaluz, igual que en el Congreso de los Diputados, define a Andalucía como una Nacionalidad Histórica. Andalucía siempre ha sido considerada una Nacionalidad Histórica. La referencia a la Realidad Nacional sigue estando en el preámbulo, y yo creo que ha venido a significar, más que nada, la falta de complejos de Andalucía ante la historia.

Si esto lo dijese cualquier polemista de radio o comentarista de chigre, podría pasar. Pero que así lo haga la representante de un Parlamento con competencias absolutas en materia de sanidad, educación o bienestar social lo único que quiere decir es que le importa un comino los problemas reales de la gente; sólo le importa su gran problema, el intentar usar en cada momento las dosis necesarias de populismo y demagogia para, ante todo, seguir en un puesto de idéntica o superior categoría tras las elecciones.

Y eso es lo que se nos viene encima en Asturias para los pactos postelectorales. Mientras nadie va a decir ni mu sobre la necesidad de reformar la educación, frenar el déficit de sanidad y las colas de espera que causan las presiones corporativas o gastar el dinero de los Fondos Mineros en algo productivo en vez de sembrar todo de autopistas a razón de 15 millones de euros el kilómetro, nos van a taladrar durante meses con la importancia de cómo se definirá Asturias en el próximo Estatuto de Autonomía y la importancia de la oficialidad o no del asturiano. Los problemas reales y espinosos, cuya solución puede costarle unos cuantos votos a quien los encare con seriedad, se dejarán de lado, mientras que las chuminadas y brindis al sol estarán a la orden del día.

Por todo ello pido en este mi panfleto político el voto en blanco para las siguientes elecciones municipales y autonómicas.

3 Comentarios:

Anonymous Anónimo said...

A estas alturas del culebrón ya es imposible entender a los políticos en Expaña.

8:48 p. m.  
Blogger ayalgueru said...

ye muy triste pero n'asturies nun hay politicos liberales. Ser liberal n'asturies ye casi tan socialmente inaceptable como declarase pederasta ... eso sabraslo tu tamien.

El PP asturianu ye ni mas ni menos igual de socialista o mas que la bendita FSA. Recuerdo unes muy tristes declaraciones de Ovidin diciendo que el PP diba defender el carbon enta mas que el PSOE. Que dios nos garre confesaos el carbon !!!!

De toes formes yo lo de la oficialida de l'asturianu nun la veo mal. Eso si una oficialida a la "liberal" siempre dende la voluntarieda tolo contrario de lo que tamos viendo el Catalunya por exemplu.

Saludos de una leyenda urbana.

9:01 p. m.  
Blogger narpo said...

Ayalgueru creo que lo que sobran por aqui son leyendas urbanas ;( y, efectivamente, el PP asturiano es una abominación y Ovidio es un completo imbecil entregado al socialismo que cree que puede gobernar imitando el discurso del SOMA. De perdidos al río.

9:26 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home