miércoles, octubre 19, 2005

Soy un irresponsable ¡salvenme!

Algunas empresas de transportes decidieron en su día ignorar la posibilidad de que ante los vaivenes del petroleo el precio del combustible se disparara y correr el riesgo de cerrar sus contratos en unas condiciones que parecen haber sido suicidas.

Bien, es indudable que corriendo ese riesgo hayan tenido la oportunidad de dejar fuera del mercado a otros transportistas más prudentes que no se atrevieron a ajustar tanto sus precios. Esto sería una situación normal si el mercado se ocupara de poner a cada uno en su sitio. En este caso el mercado castigaría a los imprudentes, arriesgados o, simplemente, a los que calcularon mal. Y los que hicieron sus deberes y obraron prudentemente saldrían beneficiados.

Claro está, esto sería así en cualquier mercado libre, pero estamos en España y aquí el mercado está sujeto a todo tipo de intervenciones en cuanto las actitudes mafiosas se apoderan de las carreteras. Unas ruedas pinchadas por aquí y unas pedradas por allá y ya vendrá el salvador papá Estado conmovido por las lagrimas desconsoladas de los alborotadores dispuesto ha hacer cuantos agravios comparativos hagan falta con respecto a los ciudadanos no organizados en torno a grupos de presión.

Y es que al final siempre pagan justos por irresponsables.

2 Comentarios:

Blogger Sirajoyfueraliberal said...

Ya lo dijo Carlos Rodríguez Braun: 'El Estado transfiere recursos de grupos no organizados hacia grupos organizados'. Pero no aprendemos.

Coase

9:33 a. m.  
Blogger Zeitnot said...

Y además manda al carajo el acuerdo de financiación de la sanidad...

9:53 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home