jueves, octubre 27, 2005

TVE al rescate de Carrillo

Todos recordamos el ímpetu progresista con el que Carmen Caffarel llegó a RTVE. Nos explicó en qué consistía eso del talante cuando afirmó que, “en los medios públicos los condicionamientos políticos están legitimados por las urnas”. Con una consecuencia ejemplar, inició la purga sistemática de directivos, trabajadores y colaboradores no afectos a la causa: los tertulianos de Radio Nacional, el equipo de "Los Desayunos de TVE" que dirigía Luis Mariñas, el “Tercer Grado” de Carlos Dávila, ...

Fernando Sánchez Dragó y su “Negro sobre blanco” también estuvieron entre las víctimas de esta depuración. El nuevo programa sobre libros del régimen ente iba a ser el “Estravagario”, dirigido por Javier Rioyo, periodista - como no - del grupo PRISA. Pobre don Jesús. ¡Cuanto talento le ha robado este gobierno justo antes de su ampliación de negocio!

Rioyo fue entrevistado por Isabel Gallo para El País en abril de este año. He aquí un extracto:

P. Así que se ha topado con alérgicos a la televisión.

R. Sí, algunos es porque les incomoda ese mundo, y otros piensan que no ha sabido difundir la cultura libresca. Le he explicado a Marsé que no debe mirar la televisión como un reducto del pasado tomado por el poder y le he asegurado que no recibo ni una indicación. No hay dirigismo, ni partidismo, no es pro-PSOE ni anti-PSOE, ni pro-PP ni anti-PP.

(...)

P. ¿Y a quién no llevaría nunca?

R. Me molestaría invitar a historiadores manipuladores que tienen mucho éxito.

P. ¿Pío Moa, por ejemplo, autor de Los mitos de la guerra civil?

R. Pues sí. Me gustaría confrotarle con alguien, pero no entrevistarle. Yo tengo mi pensamiento, soy más bien progresista en la mirada y mantengo el diálogo con autores conservadores aunque no comparta nada. No voy a hacer una barricada, pero hay autores que por su carácter manipulador no me apetecen.


Muy oportunamente, esta madrugada Rioyo ha invitado a Ian Gibson para presentar su libro “Paracuellos, cómo fue”, de 1983, recientemente reeditado, aunque no puesto al día:

La única novedad es el prólogo. En él es muy crítico con la utilización de la guerra civil por parte de la clase política. «Se ha entrado en una espiral de descalificaciones con la guerra civil como telón de fondo; no creo que ese sea el ejemplo que tiene que dar una democracia madura, como quiero presumir que es la española», afirmó el hispanista irlandés, quien desde 1984 tiene la nacionalidad española. «Hay que asumir de una vez por todas lo ocurrido, hay que asumir y digerir los errores y mirar hacia adelante; ese es el camino que debería emprender este país».


Anoche olvidaron tocar estos temas, pero por supuesto Gibson tuvo oportunidad de explicar su punto de vista sobre los hechos del 36, exculpando a Carrillo de la matanza. Era una oportunidad magnífica para demostrar que aquellas palabras de Rioyo eran algo más que eso e invitar a César Vidal, autor de “Paracuellos-Katyn” (2004), obra en la que, tras estudiar documentos soviéticos desclasificados tras la caída del muro, defiende la tesis contraria.

Qué interesante hubiera sido presenciar esa confrontación prometida en vez de una presentación monocolor digna del NODO. Aunque sólo fuera para evidenciar las "manipulaciones" de esta hornada de historiadores "revisionistas". A ver cuando llega algún liberal de verdad y se carga la tele pública.

PS: Hay por ahí un garito donde sirven unos desayunos la mar de indigestos. Quedáis avisados.

1 Comentarios:

Blogger narpo said...

¿quien con una sana conexión a Internet perdería su tiempo delante del televisor?

6:51 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home